Varios sobre este eterno presente

lunes, 2 de abril de 2012

02 DE ABRIL DEL 2012


¡DÍA DE RECONOCIMIENTOS, INDIGNACIÓN Y TRISTEZA!

Por supuesto que, a este momento, ya llevo escuchados todo tipo de comentarios sobre la lamentable guerra de Malvinas. Son tiempos propicios para que el periodismo se extienda, como nunca antes, sobre anécdotas, estampas, historias y todo lo que le caiga en mano referido a ese acontecimiento. La política de hoy así lo posibilita, mañana podrá ser otra cosa; tal y como ya antes lo fue.

Estos Blogs nada tienen que hacer a los hechos históricos, no es su temática habitual, pero sentí una urgente necesidad de hablar en mi carácter de argentino y contemporáneo de estos eventos.

Si bien siempre descreí de las guerras, mi posición perdió solidez luego de la lectura del Bhagavad Gita. Y de esto van, ya no sé cuantos de estos, nuestros años.

¡Es tan complicada la idiosincrasia humana, qué en determinadas situaciones pareciera que la violencia, que de ella forma parte, debiera expresarse en actos de barbarie, cumplir su ciclo de experiencia, y así sublimarse en una forma superior del sentimiento!

No lo sé. En realidad me desespera mi incapacidad de obtener certeza sobre lo “conveniente”, o no, de la mayoría de los métodos del accionar humano, y sus resultados.

Hoy siento que debo rendir demorado tributo a las incontables acciones de valor, camaradería y sacrificio protagonizadas por los difundidos, pero aún más a los anónimos, héroes de Las Malvinas.

Aún en vida, o ya muertos, lograron en medio de situaciones extremas, extraer lo mejor de sí mismos, en un sublime acto de valor y entrega.

 Hoy, una vez más, me indigna que una “pro forma” preparada con malicia por un ser que canjeó su alma por la extensión de unos pocos años de poder, con la concreta colaboración de grandes –qué no importantes- “compinches” de otras fronteras, fuera incumplida, y tendida trampa de engaño en la que cayeran autóctonos necios incapaces, así como errados capaces, que, para hace treinta años, dirigieran los destinos de nuestro amado sitio en este mundo.

Me indigna la soledad, en que el “divorcio” con los poderosos, nos sumergiera. La traición de los vecinos, la fingida ecuanimidad, el incumplimiento de compromisos previamente establecidos, y la ausencia de los que creyéramos amigos –porque hermanos, hermanos somos todos-.

Me indigna nuestra falta de AUTÉNTICO reconocimiento a países como El Perú, que por el mérito de ese acto (no diré cual), de ABSOLUTA ENTREGA DESINTERESADA –entiéndase que hablamos de una guerra “previamente” perdida-, merece el mejor destino imaginable.

Me indigna la soberbia de ambas partes, las ¿injusticias?, la flagrante estupidez, y el desconocimiento de cuál debe ser el comportamiento HUMANO.

Pero, y sobre todo, me indigna: el dolor, el odio, el temor, y los sufrimientos allí experimentados. Todos estos sentimientos se han lanzado como sombras a la conciencia colectiva de la raza. Su sordidez y pesadumbre estará cargando sobre nuestra evolución, hasta que, una vez más, algunos decidan hacerse sacrificar en la cruz de la inocencia.

                                 Filemón Solo


No hay comentarios:

Publicar un comentario