Varios sobre este eterno presente

miércoles, 1 de febrero de 2012

EL AMOR EN LA PARADA

Jamás existirán dos -o más- cosas, situaciones, ni nada, iguales entre sí. Pero pudiera ser que estos versos nos recuerden algo.


                                      EL AMOR EN LA PARADA

El transporte retrasado
Yo, paseando la vereda
Con recuerdos cansados,
distraigo la larga espera

Allí, solo en la parada,
de pronto noto acercarse,
una sombra delicada,
y dudando si quedarse

Añorando el reposo,
quedo mirando al cielo
Cuando un ahogado sollozo,
interrumpe mi vuelo

Observo con discreción,
su rostro en el pañuelo
Brotando del corazón,
la lluvia del desconsuelo

Va pasando el tiempo,
-nunca he esperado tanto-
Exalta al sentimiento,
el llamado de su llanto

Y decido aproximarme,
urgido a decirle algo
Me aleja sin mirarme,
con brusco gesto amargo

Confundido por el rechazo,
retorno a mi rutina
En tanto rápidos pasos,
suenan desde la esquina

Hombre joven que apurado,
observa a mi compañera
Suspirando aliviado,
al ver que aún espera

Se le aproxima con prisa,
y con solo dos palabras,
troca su llanto en risa,
como en un “abracadabra”

Y se pierden confundidos,
ambos en un abrazo
El amor ha intervenido,
-por lo menos en este caso-

Notando su presencia,
allí le lanzo un ruego
“Hay brillo de tu ausencia”,
en esta vida que llevo

Contestando a mi corazón,
que hubo quien me amara
Y en similar ocasión,
permití que se alejara


Filemón Solo

No hay comentarios:

Publicar un comentario