Varios sobre este eterno presente

jueves, 29 de marzo de 2012

MI PERFÍL

Ampliación


                                                       LA BATALLA

Situado en el campo de batalla,
espada corta, carente de armadura,
que me proteja de sandez y de locura,
lidiando con el justo y el canalla

Aquí estoy en un mundo que no es mío,
y que decide su propia destrucción,
rogando se me envíe comprensión,
y cubierto el sentir por el hastío

Despertando en medio de la lucha,
veo rostro de hermano en el rival
Ya no es guerra, y sí cadalso medieval,
y yo el verdugo tocado de capucha

No se puede combatir con compasión,
y sin odio que lance la estocada
Pues esta será corta, o será errada
si a la mano la dirige el corazón

Si fuera un guerrero del amor,
se me hubiera provisto y equipado
con armamentos tan solo reservados
a combatientes dignos de ese honor

No hay emblema que luzca mi estandarte
en el fragor de la larga escaramuza
La voz de mando suena muy confusa
con gargantas gritando en todas partes

Algo hace que arremeta con porfía
Algo hace que baje yo la espada
Clarín llamando, ataque o retirada
Avanzo y retrocedo en cada día

El hecho de vivir me ha alistado,
en las filas de uno u otro bando
No logro comprender que esta pasando
Derrota y victoria, se han mezclado

Hay quienes me presumen caballero,
capaz de liberarlos de su encierro
Y serán el cortejo de mi entierro,
de quijote sin caballo ni escudero

Más otros recelan mi apariencia
                                             Rojo en sangre inspiro ese temor
                                             Solo de mis venas dimana tal color
que sangran en la cruz de mi existencia

Si de la torre logro a la princesa,
en aparentes tiempos de victoria,
ajeno es el reclamo de la gloria,
para sumarla al botín de su pobreza

Si la tregua permite un parlamento,
hablará la experiencia del guerrero
Quien sabe que en el día venidero,
será nuevamente en el encuentro

El combate pareciera ser eterno,
y librarse en los campos de este mundo
La causa vive allí, en lo profundo,  
donde cielo se confunde con averno

Vuelto ya a la tienda y agotado,
con deseo de una noche compartida
No hay amor que restañe mis heridas
¡Que triste es la vida del soldado!


 Filemón Solo
                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario